OEA: sin consenso sobre cómo readmitir a Cuba

La OEA no consiguió avanzar en el proceso para levantar la suspensión de Cuba pero, a pesar de la falta de consenso, la sesión sirvió para que EE.UU., por primera vez, pidiera al organismo que inicie un diálogo con ese país.

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) escuchó tres proyectos de resolución encaminados a revocar la resolución adoptada en una reunión de consulta de cancilleres en Punta del Este (Uruguay) hace 47 años, por la que se suspendió la participación de Cuba en el Sistema Interamericano.

En este contexto, la OEA decidió aplazar una decisión sobre los proyectos de resolución y estableció un grupo de trabajo para que trate de forjar un consenso antes de la XXXIX Asamblea General, que se celebrará el 2 y 3 de junio en San Pedro Sula (Honduras).

El problema no es el levantamiento de la suspensión en sí, dado que sobre este punto existe un consenso entre los países miembros, sino el lenguaje y el procedimiento de una medida tan importante. Estas diferencias quedaron de manifiesto en los tres proyectos de resolución.

Honduras pide a secas revocar la resolución de 1962 e indica que “las futuras relaciones entre Cuba y la organización dependerán de la voluntad manifiesta del Gobierno cubano y de los órganos competentes de la OEA”.

Nicaragua solicita, con calificativos en el lenguaje, revocar “como un acto de justicia y de rectificación histórica hacia Cuba”, la resolución, ya que su exclusión “viola la Carta de la OEA y el Derecho Internacional, y constituye un acto de injusticia y un acto de discriminación inaceptable”.

Por su parte, Estados Unidos apoya la posibilidad de un levantamiento de la suspensión, pero insiste en la necesidad de que se efectúe mediante un proceso “deliberado y bien considerado”, y lo condiciona a que Cuba acate los valores y principios consagrados en la Carta de la OEA, la Carta Democrática Interamericana y otros instrumentos.

En su proyecto EE.UU. encomienda al Consejo que inicie un diálogo con el actual Gobierno de Cuba sobre una posible reintegración basada en los principios de soberanía, independencia, no intervención, democracia y el pleno derecho por los derechos humanos y las libertades fundamentales, y señala que debe ser la Asamblea la que examine los resultados y determine las medidas a tomar.

Por tanto, las tres resoluciones son muy diferentes tanto en la forma como en el fondo, algo que se refleja también en la gran división que se ha producido en diferentes grupos regionales.

Pese a todo, los países miembros coinciden en la necesidad de buscar un consenso y derogar la resolución de 1962. Y, pese a las posturas enfrentadas, no hay un ambiente de pesimismo. El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, dijo que tiene “gran fe en la capacidad de los seres humanos de ponerse de acuerdo”.

Fuente: INFOLATAM

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: