América Latina: crecerá un 5,1 por ciento en 2010 según BM

Ginebra/Miami, 14 de septiembre de 2010

América Latina ha retomado el ritmo de recuperación tras la crisis económica. El Banco Mundial augura un sólido crecimiento económico medio del 5,1 por ciento en 2010, aunque no todo es “cielo azul” en la región. En misma línea, la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD) prevé un repunte del PIB de aproximadamente el 5 por ciento, que en algunos países de la región podría superar el 6 por ciento.

“Esta es una excelente señal de que América Latina está rápidamente regresando al fuerte patrón de crecimiento que disfrutaba antes de la crisis, el más fuerte en décadas”, dijo Pamela Cox, vicepresidente de Latinoamérica y el Caribe del Banco Mundial (BM).

El voraz apetito de China y de otros mercados emergentes por materias primas de la región impulsó el robusto crecimiento de la región, además de políticas macroeconómicas fuertes y la integración con el mercado financiero internacional.

A la mayoría de los países les ha ido bien en medio del peor colapso económico mundial en más de 70 años, a excepción de Haití y Venezuela, según el organismo multilateral de financiación.

Un resultado que ha sorprendido porque en esta ocasión la región no sufrió neumonía cuando comenzaron a estornudar los países desarrollados, dijo a su vez Augusto de la Torre, economista jefe para Latinoamérica y el Caribe del BM.

Y es tal su optimismo, que asomó la posibilidad de que el crecimiento económico esté cerca del 6 por ciento, al tiempo que destacó el alza que registrarán Brasil, Perú, Uruguay, Panamá, Colombia y Chile.

Cox y De la Torre analizaron los retos y oportunidades de la región en la decimocuarta Conferencia de las Américas, organizada por el diario The Miami Herald con la participación de 500 expertos y funcionarios de la región y de Estados Unidos.

Entre las regiones emergentes, Latinoamérica es la segunda con la más fuerte recuperación después de Asia, afirmó Cox.

Latinoamérica puede sentarse a brindar por su despegue económico, pero no por mucho tiempo porque aún necesita trabajar en otras áreas para consolidar el crecimiento, de acuerdo con los funcionarios del BM.

En su agenda tiene pendiente mejorar la diversificación de la economía basada en materias primas para crear más oportunidades y generar mayores puestos de trabajo, lo que a su vez acelerará el crecimiento.

Para ello es fundamental mejorar la productividad, emprender reformas legislativas que faciliten el funcionamiento de las empresas, invertir en la infraestructura o modernizar las aduanas.

A excepción de Argentina, Chile, México y Uruguay, “los Gobiernos regionales no han hecho de la innovación una prioridad de sus políticas públicas y nacionales”.

Para De la Torre la productividad es la clave y el camino a emprender en este nuevo ambiente económico. “Con una Latinoamérica más estable y menos pobre, existen las condiciones para una buena agenda en el futuro”, concluyó el economista jefe para la región del BM.

Las previsiones de la UNCTAD

En su informe de 2010, el organismo de la ONU precisa que el repunte del PIB previsto para la región en este año probablemente “será más moderado en Centroamérica y el Caribe”.

En la tendencia positiva de crecimiento ha incidido, según el estudio, la reorientación “bastante radical” de las políticas macroeconómicas acontecida en la región después de la crisis financiera asiática de finales de los años noventa y la crisis de la deuda argentina de 2001 y 2002.

Entonces, los gobiernos de los países de Latinoamérica “emprendieron políticas monetarias más acomodaticias y una política de tipos de cambio orientada a mantener la competitividad internacional”, señala.

Rememora que entre 1980 y 2002, el PIB per cápita latinoamericano prácticamente se había estancado, paralelamente a que aumentaba el desempleo y bajaba la productividad media por falta de inversiones en capital fijo.

En este periodo, se controló la inflación mediante tipos de interés altos, lo que desalentó la inversión, a lo que se añadió la sobrevaloración de las monedas, que obstruyó el crecimiento de las exportaciones.

FUENTE: Infolatam

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: