FMI mejora sus perspectivas para Latinoamérica, que crecerá un 5,7 por ciento

América Latina se recupera de la crisis mejor de lo previsto gracias a su disciplina macroeconómica y a la bonanza de las materias primas, apuntó el FMI, que pronosticó para la región un crecimiento del 5,7% este año.

“La región de América Latina y el Caribe está saliendo de la crisis mundial a un ritmo mayor de lo esperado”, afirma el FMI en el informe de Perspectivas Económicas Mundiales divulgado hoy, si bien destaca que México, Centroamérica y el Caribe afrontan más dificultades por su vinculación a EE.UU., que se encuentra en un periodo de ralentización económica.

El FMI constata en su informe que la demanda internacional de materias primas sigue siendo “robusta”, y eso beneficia a la mayoría de los países de América Latina, pues les inmuniza ante la debilidad económica que se espera en los países más avanzados.

En peor posición se encuentran los países más vinculados a EE.UU., que pueden contagiarse de su ralentización económica.

Es el caso de México, así como de los países de Centroamérica y el Caribe que son muy dependientes del turismo y de las remesas que se envían desde Estados Unidos, y que son netamente importadores de materias primas.

Con este panorama, el FMI calcula que este año Latinoamérica en su conjunto crecerá un 5,7%, frente al 4,8% que había estimado hace tres meses, y el año próximo un 4%, la misma cifra que había anticipado previamente.

La región registrará este año una inflación del 6,1%, y el próximo del 5,8%. El déficit por cuenta corriente será del 1,2% en 2010 y del 1,6% en 2011.

Fuente: Infolatam

El FMI destaca en su informe la “impresionante mejora” que han registrado cuatro países en su política macroeconómica, como son Brasil, Chile, Colombia y Perú, que disfrutan de una sólida demanda interna y que además tienen fuertes lazos comerciales con Asia, lo que les permite seguir exportando.

Así, el gigante de la región, Brasil, crecerá este año un 7,5%, cuatro décimas más que lo calculado en julio pasado, en tanto que para el próximo año se espera un 4,1%.

Para Chile se espera crecimientos del 5,0% y el 6,0%, respectivamente, para 2010 y 2011. En tanto que en Colombia serán del 4,7% y el 4,6%, y en Perú del 8,3% y 6%.

El Fondo destaca también a Uruguay, un país que “ha hecho progresos sustanciales en sus políticas macroeconómicas” y del que se espera un crecimiento del 8,5% en 2010 y un 5% en 2011.

México, por su parte, crecerá este año un 5%, cinco décimas más que lo previsto en julio, en tanto que en el 2011 se espera un crecimiento del producto interior bruto (PIB) del 3,9%.

Para el Caribe, el FMI espera en 2010 una mejora de su riqueza del 2,4%, y en 2011 del 4,3%.

Para los países centroamericanos, las previsiones apuntan a un crecimiento del 3,1% en 2010 y del 3,7% en 2011.

En general, los países productores de materias primas disfrutarán de un crecimiento más dinámico. A la cabeza se sitúa Paraguay, con un crecimiento del 9% este año y un 5% para el próximo.

Argentina, contagiada como Paraguay del dinamismo de su vecino Brasil, crecerá este año un 7,5% y el próximo un 4%.

Venezuela es el único país de la región que este año seguirá en recesión, con una caída del PIB del 1,3%, si bien el año próximo entrará en números negros con un aumento del 0,5%.

En su informe, el FMI recomienda a la región latinoamericana seguir el ejemplo de Asia y adoptar políticas que le permitan seguir creciendo de manera fuerte en el futuro, y en concreto a tratar de que el crecimiento no le conduzca a un sobrecalentamiento de la economía, o a asumir riesgos financieros y fiscales innecesarios.

Además, la región debe aprovechar el viento favorable para ir retirando los estímulos económicos, como ya han comenzado a hacer algunos países, si bien menciona como excepción a Chile, que sigue necesitando del gasto público para recuperarse del terremoto de febrero pasado.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: