Panorama electoral centroamericano en 2011

Guatemala y Nicaragua celebran elecciones presidenciales en 2011 marcadas, en ambos casos, por la fuerte polarización que sufren estos países. En Nicaragua debido al deseo de Daniel Ortega de presentarse a la reelección y en Guatemala por la presunta candidatura de la esposa del presidente Álvaro Colom, Sandra Torres.

Frente a la posibilidad de que Colom y el aparato del Estado se vuelquen a favor de Sandra Torres se ha alzado la figura de Otto Pérez Molina, a quien el actual presidente derrotó en 2007.

Todo indica que la pelea será entre ambos, como apunta el analista Gustavo Berganza en el diario El Periódico: “Álvaro Arzú puede que tenga razón: la causa principal que sostiene las candidaturas de Otto Pérez Molina y Sandra Torres es la polaridad ideológica que ambos despiertan. Esto hace que se necesitan para poder definirse como contendientes diferenciados en la lid por la Presidencia”.

Sandra Torres despierta muchas antipatías, sobre todo en la capital, según Berganza: “la candidatura de Sandra Torres es vista por la derecha económica como cabeza de puente del chavismo. A la señora Torres se le describe como una ex comandante guerrillera que desea convertir al socialismo a los beneficiarios de Cohesión Social. Tal es la aversión que despierta entre los grandes grupos económicos que en la estrategia para neutralizarla se ha contemplado la compra de medios informativos”.
Esa antipatía ha lanzado a Otto Pérez en las encuestas. Fernando Díaz Durán señala en El Periódico que “sin duda el Partido Patriota (PP) y su máximo dirigente Otto Pérez Molina están bien posicionados en las encuestas y si la tendencia continúa podría incluso predecirse que se acercan a la mayoría absoluta si las elecciones fueran a corto plazo”.

El PP se ha fortalecido en el interior de la República recibiendo apoyos de dirigentes locales. El partido de Pérez Molina –que sólo ganó en la capital y en Escuintla en 2007- se ha dirigido a las áreas rurales y urbanas de los departamentos del interior (Huehuetenango, Quiché, San Marcos, Quetzaltenango y Totonicapán) donde se concentra el mayor número de votantes.

Sandra Torres vs Otto Pérez Molina

Hay muchos partidos que aspiran a dar la sorpresa y ser un tercero en discordia con muchas opciones. Entre ellos destacan Encuentro por Guatemala de Nineth Montenegro, Eduardo Súger, Harold Caballeros, Álvaro Arzú, que no puede legalmente ser candidato presidencial, y Manuel Baldizón, del partido Lider.

Sandra Torres, esposa de Álvaro Colom y posible candidata presidencial
Por el momento, el general Otto Pérez Molina, del Partido Patriota, encabeza la intención de voto, que oscila entre los 35 y 50 puntos, frente a Nineth Montenegro con el 9,7 y Sandra Torres con el 9,1.

Pero como señala Juan Luis Font del diario El Periódico “la candidatura de Sandra Torres no levanta…Y esto debe preocuparle más a los seguidores de Pérez Molina que a nadie. Sin Sandra Torres en la contienda, los Patriotas pierden su mejor posibilidad de polarizar el ambiente y beneficiarse del voto de antipatía que la aspirante oficial inspira. En ese panorama, cualquier otro candidato conservador, por pequeño que ahora parezca, como Eduardo Suger o Harold Caballeros, puede ponerlo en aprietos en una eventual segunda vuelta”.

La polarización nicaragüense

En Nicaragua lo que divide las aguas es la candidatura de Daniel Ortega. Constitucionalmente, Otrega no podría ser candidato pues el Artículo 147 de la Carta de Nicaragua prohíbe a los presidentes, vicepresidentes, alcaldes y vicealcaldes la reelección inmediata. Ortega presentó un recurso de amparo, en octubre del año pasado, para hacer inaplicable el artículo en su caso.

Ese recurso fue admitido y fallado a su favor por la sala de la Corte Suprema de Justicia (de mayoría sandinista) que señaló que la reforma constitucional de 1995 que prohibió la reelección “viola los derechos humanos y constitucionales”.
De esta manera, la decisión le abre el camino al presidente Ortega para presentarse a las presidenciales del 6 de noviembre del 2011, siempre que la Corte Constitucional ratifique la decisión.

Para lograrlo, Ortega ha extendido por decreto el periodo de dos magistrados sandinistas, Rafael Solis y Armengol Cuadra, pese a que ya acabó su período constitucional. El objetivo sería confirmar la sentencia de la Sala Constitucional que permitiría la reelección de Daniel Ortega.

Además, muchos expertos creen que el actual conflicto con Costa Rica le beneficia electoralmente. Así opina el ex ministro de Educación de Nicaragua (1990-1999) Humberto Belli: “Ortega está explotando el diferendo con Costa Rica para apuntar su puntaje político y proteger su plan reeleccionista”.

En la oposición a Ortega la pelea también es muy dura entre Arnoldo Alemán del PLN, que aspira a ser de nuevo presidente y los sectores disidentes del liberalismo que liderados por Eduardo Montealegre han levantado la candidatura de Fabio Gadea.

Los liberales disidentes tratan, como confiesa Montealegre, de arrebatar a Alemán el control sobre las bases del PLN: “Arnoldo (Alemán) ha ido perdiendo fuerza en esta zona del país, que es liberal; vi mucha gente de las directivas municipales del PLC, que no los pude convencer yo en el 2006 y que ahora están apoyando a don Fabio Gadea”.

La polarización no es solo entre Gadea y Alemán, sino entre Gadea y Ortega. Eduardo Montealegre, Presidente del Movimiento Vamos con Eduardo (MVCE) lo dijo claramente cuando aseguró que “esta lucha ya no es entre liberales y conservadores, entre sandinistas y liberales, es entre la democracia y la dictadura y aquí lo que estamos diciendo es presente a la democracia”.

Gadea ha ido consiguiendo apoyos como el del Movimiento de Renovación Sandinista (MRS, centroizquierda) que lidera Enrique Sáenz quien ha dicho: “lo que pretendemos es derrotar al orteguismo, ya que es el único obstáculo para que tengamos paz duradera, democracia, justicia social y prosperidad económica”

Asimismo, le respalda Movimiento Vamos con Eduardo, Partido Acción Ciudadana, PAC, Alianza Patriótica, AP, Partido Liberal Independiente, PLI, “Coincidimos en que Fabio Gadea es una persona que dispone de trayectoria y compromiso democrático que lo habilitan para presidir esta alianza. Y, por supuesto, pensamos que el tema de la casilla es un tema relevante y obviamente (la casilla del PLI) dispone de los antecedentes para ser el partido alrededor del cual puedan concentrarse las voluntades políticas”, ha asegurado Sáenz.

Se acusa a Gadea de ser extremadamente conservador y muy mayor, 79 años, a lo que contesta: “Yo tengo más vida que muchos de los que dicen que estoy mal de salud. Lo que quiero es que cuando yo fallezca que quede sembrada la semilla de la honestidad”.

Por su parte, el ex presidente Arnoldo Alemán ya ha lanzado su candidatura pidiendo disculpas por los errores cometidos durante su mandato cuando gobernó entre 1997 y 2001: ”esta historia también nos obliga a reconocer los errores cometidos y con toda humildad pedir perdón a mis hermanos nicaragüenses. Hemos aprendido de los errores del pasado, pero tenemos que ver hacia el futuro, de construir una Nicaragua para todos”.

La pelea entre Alemán y Gadea beneficia a Ortega que en 2007 ganó gracias a que el voto liberal se dividió entre Alemán y Montealegre.

Fuente y autor: Infolatam, Rogelio Núñez

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: