OEA investiga la crisis política desatada por el caso Rosenberg

26 mayo 2009

El secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, inició una serie de reuniones con el fin de recabar información sobre la crisis política generada en Guatemala por el asesinato del abogado Rodrigo Rosenberg, en el que se ha visto implicado el presidente, Álvaro Colom. Este domingo opositores y simpatizantes volvieron a tomar las calles en favor y en contra del presidente.

Insulza, que estará dos días en el país, tiene su primera entrevista con el director de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), el jurista español Carlos Castresana, quien investiga el crimen de Rosenberg, perpetrado el pasado 10 de mayo, y la denuncias en contra del mandatario.

En un vídeo que dejó grabado y que se hizo público el día de su inhumación, Rosenberg responsabilizó de su asesinato a Colom y a su esposa Sandra Torres, al secretario privado de la Presidencia, Gustavo Alejos, y al empresario Gregorio Valdéz.

La agenda de trabajo del secretario general de la OEA en Guatemala incluye reuniones con Colom, el vicepresidente Rafael Espada, el presidente del Congreso, Roberto Alejos, el de la Corte Suprema de Justicia, Rubén Higueros, y el fiscal general, Amílcar Velásquez.

También con el Procurador de los Derechos Humanos, Sergio Morales, el cardenal Rodolfo Quezada, el rector de la estatal Universidad de San Carlos, Estuaro Gálvez, y el presidente de la Alianza Evangélica, Darío Pérez.

Insulza también se entrevistará con el general retirado Otto Pérez, líder de la oposición, dirigentes de la cúpula empresarial y con un hermano del abogado asesinado.

En sus primeras declaraciones a la prensa, el secretario de la OEA dijo este domingo que su visita persigue que “Guatemala mantenga y
fortalezca la democracia y su institucionalidad”.

Este domingo miles de opositores al Gobierno de Guatemala reiteraron su petición de renuncia de Colom, a quien se le acusa de estar implicado en el crimen del abogado Rodrigo Rosenberg, mientras unos 5.000 simpatizantes le expresaron de nuevo su apoyo.

Vestidos de blanco y haciendo sonar silbatos, más de 10.000 personas, en su mayoría jóvenes, se concentraron en la Plaza Italia, frente a la Municipalidad, y exigieron el fin de la impunidad y la violencia, al tiempo que abogaron por una Guatemala en paz.

Fuente: INFOLATAM

Anuncios