Clinton pide para Cuba una transición política como la de El Salvador

2 junio 2009

La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, pidió para Cuba una transición política como la que vivió El Salvador, país que desde hoy es gobernado por Mauricio Funes, del ex guerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), tras décadas de regímenes de derecha. “Nosotros creemos que sí hay una oportunidad para que Cuba tenga mayor participación (en organismos como la OEA), pero al mismo tiempo queremos ver una transición pacífica como la que vimos este lunes (en El Salvador), que eso sea posible en Cuba”, dijo Clinton hoy en una rueda de prensa luego de reunirse en San Salvador con Funes. “Queremos ver democracia, como lo que vimos este lunes, al alcance del pueblo cubano”, insistió la jefa de la diplomacia estadounidense, al ser consultada sobre la posibilidad de que Cuba reingrese a la Organización de Estados Americanos (OEA). Clinton asistió este lunes a la investidura de Funes, quien asumió como el primer presidente de izquierda del país, tras 20 años de gobiernos de derecha y de dictaduras militares durante la mayor parte del siglo pasado. El FMLN se convirtió en partido político en virtud de los Acuerdos de Paz firmados con el Gobierno en enero de 1992, tras 12 años de una sangrienta guerra civil. La funcionaria, quien mañana participará en la XXXIX Asamblea General de la OEA en Honduras, que ventilará el caso de Cuba, calificó la transición en El Salvador de “ejemplar” y resaltó el primer discurso de Funes por su contenido social. La secretaria de Estado aseguró que EE.UU. está trabajando con sus “amigos del hemisferio para tener un compromiso con la democracia, con los derechos humanos” y ayudar “al progreso”. Destacó que el mandatario estadounidense, Barack Obama, “ha hecho más en los últimos cuatro meses en su diálogo con Cuba” que lo que se pudo haber logrado “en los últimos ocho años o más”. Clinton se pronunció después de que La Habana anunciara su decisión de reanudar las conversaciones sobre migración con Washington y sobre el servicio postal entre los dos países, que no funciona desde hace décadas.

Fuente: EFE

Anuncios

Cuba/EE.UU: La Habana acepta retomar contactos sobre migración con Washington

1 junio 2009

Cuba aceptó reanudar las conversaciones sobre migración con EE.UU., suspendidas desde 2003, y sobre el servicio postal entre los dos países, que no funciona desde hace décadas, afirmó un funcionario del departamento de Estado. El Gobierno cubano comunicó su parecer el sábado por vías diplomáticas a la Administración de Barack Obama, que presentó la propuesta la semana pasada como parte de su política de mejora de las relaciones.
El funcionario, que habló a la prensa antes de la partida de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, para El Salvador y Honduras, calificó la reacción cubana como “un paso hacia adelante muy positivo”. En su mensaje a Washington, el Gobierno cubano también dijo estar interesado en hablar de cooperación en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico, y la respuesta a desastres naturales, según el funcionario, que pidió el anonimato.La iniciativa del departamento de Estado se encuadra en el intento de abrir canales de comunicación con Cuba en los últimos meses, dijo otra fuente del departamento de Estado. “Habrá un diálogo abierto tan pronto como haya cambios sobre derechos humanos y movimientos hacia la democracia” en Cuba, afirmó.Por ahora, las conversaciones se limitarán principalmente a garantizar una “migración segura, legal y ordenada” desde Cuba a Estados Unidos. Los contactos sobre migración fueron iniciados durante el Gobierno de Bill Clinton para evitar que miles de cubanos se lanzaran al Caribe para intentar llegar a Florida, como ocurrió en 1980 y en 1994. Bush suspendió esas conversaciones en 2003, como parte de su política de aislamiento de la isla y de endurecimiento del embargo.En cambio, Obama levantó en abril las restricciones a los viajes y envíos de remesas de los cubanoestadounidenses a la isla y su Gobierno ha llevado a cabo reuniones informales con responsables de la Sección de Intereses de Cuba en Washington para abordar temas de interés común.Aún no se ha determinado el lugar o fecha de los nuevos contactos entre los dos países, que carecen de relaciones diplomáticas.

Fuente: INFOLATAM


Hillary Clinton hablará sobre comercio y cooperación con ministros de América

1 junio 2009

La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, disertará con los ministros de Exteriores y Comercio de 16 países de América sobre comercio, cooperación y otros temas, en el marco de la reunión “Caminos hacia la prosperidad”, que se celebrará este lunes en El Salvador.
En el encuentro, el segundo de este tipo después de la reunión celebrada en diciembre de 2008 en Panamá, se analizarán temas como el incremento de oportunidades, profundización de la arquitectura, ampliación de la cooperación para el desarrollo y la competitividad y aumento de la cooperación laboral y ambiental.Esta iniciativa se presentó en 2008 durante la gestión del presidente George W. Bush (2001-2009), con el objetivo de ampliar la cooperación entre EE.UU. y los países con los que ha suscrito tratados de libre comercio en temas de desarrollo de la economía global y regional, según los organizadores.Además de Estados Unidos, “Caminos hacia la prosperidad” incluye a Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, la República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá y Perú.También participan como observadores Brasil, Ecuador y Uruguay, y organismos como el Banco Mundial, la Organización de Estados Americanos (OEA), la Comunidad del Caribe (Caricom), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Corporación Andina de Fomento (CAF).Aunque las fuentes oficiales no han confirmado cuántos ministros participarán en esta cita, se espera contar con varias de las representaciones que asistirán este lunes en El Salvador a la ceremonia de investidura de Mauricio Funes como nuevo presidente del país.Este sábado, las delegaciones participantes en esta iniciativa sostuvieron una reunión técnica para ultimar detalles de la declaración que los ministros o representantes de los distintos países esperan suscribir este lunes.

Fuente: INFOLATAM


El congresista de EEUU Díaz-Balart acusa a Zapatero y a Moratinos de ser los "abogados" de Fidel Castro en Europa

28 mayo 2009

El congresista estadounidense por el partido Republicano Licoln Díaz-Balart acusó hoy al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y al ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, de ser los “abogados” del ex mandatario cubano Fidel Castro y de su régimen en Europa.

Para Díaz-Balart, “es muy triste” la postura que ha asumido el actual gobierno del PSOE porque considera que en este momento que “Castro tiene un rechazo total del pueblo” es cuando se debe “abogar” por una “mayor solidaridad con los cubanos, por elecciones libres, por la liberación de los presos políticos con urgencia”.

“Y en vez de eso el Gobierno del señor Zapatero y su ministro Moratinos son los abogados de los hermanos Castro en Europa”, insistió el parlamentario republicano que se encuentra de visita en Madrid, donde ofreció una conferencia sobre la isla en la sede de la Fundación Hispano Cubana.

CUBA EN LA OEA Díaz-Balart criticó duramente la actitud del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, quien ha solicitado el regreso de La Habana al sistema interamericano, tras más de 40 años de haber sido vetada.

Así, aseguró que Insulza está llevando a cabo una labor “que da vergüenza” porque, a su juicio, no se puede estar “abogando por la reincorporación al sistema interamericano (…) de una dictadura militar de 50 años, cuando se ha logrado tanto progreso en el hemisferio occidental”.

El parlamentario indicó que la disidencia cubana dentro de la isla está en contra del retorno de Cuba a la OEA, lo cual ha sido expresado en una carta firmada por más de 300 personas “que son los héroes y futuros líderes” de ese país. “¿Cómo no van a estar en contra los opositores cubanos?”, se preguntó.

Por otra parte, Díaz-Balart se manifestó contrario a que Washington haga “concesiones unilaterales” a La Habana, aunque considera que es “justo reconocer” que el mandatario estadounidense, Barack Obama, ha hablado “de la necesidad de una apertura política” por parte del Gobierno de Raúl Castro para poder continuar suavizando algunas medidas.

Fuente: EUROPA PRESS


Fidel Castro critica a Cheney por justificar torturas

28 mayo 2009

El líder cubano, Fidel Castro, afirmó hoy que la tortura no puede ser justificada, en un artículo en el que critica al ex vicepresidente estadounidense Richard Cheney por defender su uso en interrogatorios de prisioneros.

“Por dolorosas que fuesen las acciones contra el pueblo de Estados Unidos el 11 de Septiembre de 2001, que todo el mundo condenó con energía, la tortura es un acto cobarde y vergonzoso que no puede ser jamás justificado”, escribió Castro en una nueva “Reflexión” divulgada por medios oficiales.

El ex gobernante de 83 años comenta un discurso pronunciado el jueves pasado por Cheney en el que respondió a otro del presidente estadounidense, Barack Obama.

“Inicialmente pensé que podría ser un desafío abierto al nuevo presidente, pero cuando leí la versión oficial comprendí que la rápida respuesta había sido concertada previamente”, asegura Castro, y añade que Cheney elaboró su discurso “con cuidado, en tono respetuoso y a veces edulcorado”.

Según el líder cubano, lo más importante del discurso del ex vicepresidente, que cita extensamente, “fue la defensa de la tortura como método para obtener información en determinadas circuntancias”.

“Me corresponde, sin embargo, recordar que el terrorismo no bajó del cielo: fue el método ideado por Estados Unidos para combatir a la Revolución Cubana”, sostiene Castro, y agrega que en Cuba “jamás se torturó a nadie para obtener información”.

Recuerda que el general Dwight Eisenhower, presidente de EEUU de 1953 a 1961, fue “el primero en utilizar el terrorismo” en Cuba tras el triunfo de la revolución.

Fuenet: EFE


OEA: sin consenso sobre cómo readmitir a Cuba

28 mayo 2009

La OEA no consiguió avanzar en el proceso para levantar la suspensión de Cuba pero, a pesar de la falta de consenso, la sesión sirvió para que EE.UU., por primera vez, pidiera al organismo que inicie un diálogo con ese país.

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) escuchó tres proyectos de resolución encaminados a revocar la resolución adoptada en una reunión de consulta de cancilleres en Punta del Este (Uruguay) hace 47 años, por la que se suspendió la participación de Cuba en el Sistema Interamericano.

En este contexto, la OEA decidió aplazar una decisión sobre los proyectos de resolución y estableció un grupo de trabajo para que trate de forjar un consenso antes de la XXXIX Asamblea General, que se celebrará el 2 y 3 de junio en San Pedro Sula (Honduras).

El problema no es el levantamiento de la suspensión en sí, dado que sobre este punto existe un consenso entre los países miembros, sino el lenguaje y el procedimiento de una medida tan importante. Estas diferencias quedaron de manifiesto en los tres proyectos de resolución.

Honduras pide a secas revocar la resolución de 1962 e indica que “las futuras relaciones entre Cuba y la organización dependerán de la voluntad manifiesta del Gobierno cubano y de los órganos competentes de la OEA”.

Nicaragua solicita, con calificativos en el lenguaje, revocar “como un acto de justicia y de rectificación histórica hacia Cuba”, la resolución, ya que su exclusión “viola la Carta de la OEA y el Derecho Internacional, y constituye un acto de injusticia y un acto de discriminación inaceptable”.

Por su parte, Estados Unidos apoya la posibilidad de un levantamiento de la suspensión, pero insiste en la necesidad de que se efectúe mediante un proceso “deliberado y bien considerado”, y lo condiciona a que Cuba acate los valores y principios consagrados en la Carta de la OEA, la Carta Democrática Interamericana y otros instrumentos.

En su proyecto EE.UU. encomienda al Consejo que inicie un diálogo con el actual Gobierno de Cuba sobre una posible reintegración basada en los principios de soberanía, independencia, no intervención, democracia y el pleno derecho por los derechos humanos y las libertades fundamentales, y señala que debe ser la Asamblea la que examine los resultados y determine las medidas a tomar.

Por tanto, las tres resoluciones son muy diferentes tanto en la forma como en el fondo, algo que se refleja también en la gran división que se ha producido en diferentes grupos regionales.

Pese a todo, los países miembros coinciden en la necesidad de buscar un consenso y derogar la resolución de 1962. Y, pese a las posturas enfrentadas, no hay un ambiente de pesimismo. El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, dijo que tiene “gran fe en la capacidad de los seres humanos de ponerse de acuerdo”.

Fuente: INFOLATAM


EE.UU. rebaja su histórico veto a la reincorporación de Cuba a la OEA

28 mayo 2009

En 1962 -después de que Fidel Castro se declarase un ferviente seguidor del marxismo-leninismo- una reunión de ministros de Exteriores en la ciudad uruguaya de Punta del Este decidió suspender la participación de Cuba en la Organización de Estados Americanos, el principal foro multilateral del continente iberoamericano. Castigo adoptado en lo más caliente de la Guerra Fría pero que después de 47 años parece enfilar hacia un punto y final.
Como anticipo a la asamblea general de la OEA prevista para el 2 y 3 de junio en San Pedro Sula (Honduras), ante el consejo permanente de la organización hemisférica se han agolpado múltiples propuesta para permitir la reincorporación de Cuba. A pesar irónicamente de que el propio gobierno de La Habana haya reiterado su orgullo de no pertenecer a una organización que considera un anacronismo inútil al servicio del imperialismo.
A pesar de varios días de negociaciones a puerta cerrada, el consejo permanente de la OEA fue ayer incapaz de llegar a una primera decisión. Su presidente, el embajador canadiense Graeme Clark, optó por crear un grupo de trabajo para intentar forjar un consenso si es posible antes de la asamblea general de la próxima semana.
Entre las propuestas para terminar con la suspensión de Cuba figura una de Nicaragua argumentando que el castigo impuesto en 1962 es “una violación de la Carta de la OEA y del Derecho Internacional, constituye un acto de injusticia y de discriminación inaceptable”. Honduras, país anfitrión de la próxima asamblea general, también ha presentado una resolución con un tono más discreto. Pero la mayor sorpresa en este debate se encuentra en el documento remitido por Estados Unidos, que rebaja llamativamente su histórico rechazo a la reincorporación de Cuba.
La propuesta formulada por el Departamento de Estado, consciente de haberse quedado en minoría, solicita a la organización la apertura de un diálogo con Cuba para permitir un retorno “consistente con los principios y valores” democráticos del Sistema Interamericano. El documento de Estados Unidos específicamente reconoce que “algunas de las circunstancias pueden haber cambiado desde la suspensión de Cuba”.
Hillary Clinton, en una comparecencia la semana pasada ante el Comité de Exteriores del Senado, afirmó que “cualquier esfuerzo para admitir a Cuba en la OEA se encuentra realmente en manos de Cuba”. Según la secretaria de Estado, que tiene previsto participar en la asamblea general de la OEA en Honduras, el gobierno cubano “tiene que estar dispuesto a dar necesarios pasos concretos” de transición democrática, libertad de prisioneros políticos y respeto a derechos fundamentales.
La posición dialogante de la Administración Obama -que también ha indicado su voluntad de entablar conversaciones sobre cuestiones de inmigración con el régimen castrista además de facilitar viajes y trasferencias de dinero- no ha dejado de frustrar a una parte del exilio cubano en Estados Unidos. Hasta el punto de que el senador Robert Menéndez, demócrata de Nueva Jersey, ha amenazado con cortar la aportación de Estados Unidos al presupuesto de la OEA. Una partida de casi 56 millones de dólares que representa más de la mitad de los fondos anuales de la organización. Según Menéndez, hay que plantearse si se debe seguir poniendo dinero en “una institución que ignora sus principios democráticos”.
El secretario general de la Organización de Estados Americanos, el socialista chileno José Miguel Insulza, figura entre los partidarios del retorno de Cuba para favorecer una transición democrática. A su juicio, todo los esfuerzos de Washington por asilar a Cuba durante casi cinco décadas no han producido una sola elección libre.

Fuente: ABC.ES